Espacio Catódico

viernes, febrero 24, 2006

Scully no morirá.



No lo digo en sentido metafórico. Cuando digo que no morirá, no me refiero a que Dana Scully seguirá viviendo en los que la recuerden cuando se haya ido. Tampoco me refiero a que sea un personaje tan bien construido que seguirá en la memoria de los espectadores cuando ya haga mucho que no se emite la serie.
No, me refiero a que ya pueden dispararle, apuñalarla o lo que quieran. Puede envejecer hasta cumplir 200 años, pero no morirá porque la muerte la ha dejado atrás.
No sé si los guionistas lo hicieron a propósito. Ni siquiera se si lo saben o lo tendrían en cuenta si es que alguna vez se materializa la cada vez más remota posibilidad de una segunda película. Pero Dana Scully, agente especial del FBI (o ex-agente, supongo, visto el final de la serie) es inmortal.
“¿Cómo es esto?” os preguntaréis (o no, pero me da igual). Bueno, la primera pista está en la tercera temporada, en El Descanso Final De Clyde Bruckman. Uno de los cuatro episodios que debemos a Darin Morgan, el mejor guionista que tuvo Expediente X.
En este episodio, Clyde Bruckman (magníficamente interpretado por Peter Boyle) era un vendedor de seguros con la capacidad de saber cómo iba a morir la gente. Tanto Mulder como Scully acaban preguntando lo inevitable. A Mulder no le responde, aunque más tarde deja caer que no hay forma tan indigna de morir como por asfixia autoerótica. A Scully le responde con un escueto “no morirá”.
¿Tuvo esto en cuenta Vince Gilligan cuando tres años más tarde escribió el guión de Tithonus? ¿O fue una de esas coincidencias que nos llevan a pensar que las series, sus personajes, tienen vida propia más allá del control de quienes las crean?
En Tithonus, Scully y su nuevo compañero, un agente joven e inexperto, investigan a un fotógrafo que es siempre el primero en llegar a la escena del crimen. En realidad no es el asesino en serie que cree el agente Ritter, sino que tiene un talento que recuerda mucho al de Bruckman. Es capaz de saber cuándo una persona está a punto de morir, aunque no cómo.
Este hombre, Alfred Fellig (encarnado por Geoffrey Lewis, otro gran actor) puede recibir media docena de puñaladas e irse andando a casa sin pasar por el hospital. Y tiene al menos 149 años. En 1885 cayó enfermo de fiebre amarilla, y cuando la muerte le reclamó, él se negó a mirarla. La muerte se llevó a otra persona en su lugar y él siguió vivo, y envejeciendo, pero sin poder morir. La muerte no volvió a por él. Lo dejó atrás. Por eso la buscaba, pensando que quizá, si conseguía hacerle una foto, mirarla a los ojos, si llegaba a tiempo de verla, le llevaría de una vez.
Al final del capítulo, Fellig recibe un disparo que le atraviesa hiriendo mortalmente a Scully. Él dice que la muerte ha venido a por ella y que “no la mire”. Él muere. Ella se recupera contra todo pronóstico y ante el asombro de los médicos. La muerte se lo llevó a él en lugar de a ella. La dejó atrás como ya hiciera con él.
Por eso digo, sé, que Scully no morirá.

3 Comments:

  • Increíble, llevo sin ver la serie hace mucho tiempo (desde que la dejaron de emitir en Telemadrid) y ahora esto me ha refrescado un poco la memoria. Estoy muy pez...

    ¿Por qué temporada van?

    By Blogger Vascoeslovaco, at 24/2/06 11:30 p. m.  

  • En el canal Fox deben ir por la novena temporada, y en la ETB el otro día dieron Pusher, así que van por la tercera.
    De todos modos, no tengo satélite y la ETB lo da por las mañanas, cuando no puedo verlo, así que no puedo estar seguro.
    Además, como la tengo en DVD tampoco ando muy pendiente.

    By Blogger Loco Por La Tele, at 26/2/06 9:48 p. m.  

  • Por supuesto que Scully no morirá...

    Ni THE X FILES tampoco, nunca, por los siglos de los siglos, ya pasaron 4 largos años sin ellos, y nadie se jha acercado siquiera a su nivel...

    By Anonymous John Bauer, at 8/4/06 6:35 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home