Espacio Catódico

jueves, junio 22, 2006

El mundo en llamas

El episodio Visitors from down the street, de la serie Crusade era una curiosa vuelta de tuerca a Expediente X. En él, la tripulación (humana) de la nave Excalibur recogía a dos agentes de la ley de un planeta cercano, vestidos con trajes terrestres del siglo XX y hablando en inglés, que querían llevarse a su planeta a un miembro de la tripulación como “prueba” de la existencia de otras razas y de la “conspiración” que llevaban a cabo para someter a su mundo. “Pueden matarnos, pero no podrán matar la verdad” decía él, algo satisfecho por haber demostrado a su escéptica compañera que tenía razón.

Los Agentes Turkanni y Nissa con sus pruebas

Los paralelismos no acababan ahí: Roswell, el Fumador, la “X” en la ventana… también tenían cabida en este curioso episodio.
Chris Carter, sin embargo, no se cabreó por ello. Él y Joe Straczynski se conocían y respetaban y habían hecho algún intento de trabajar juntos. El año anterior, al parecer, David Duchovny y Gillian Anderson iban a hacer una aparición en Babylon 5 como policías psíquicos.

Pero de lo que quiero hablar ahora es de World on Fire, una serie que, por razones que pronto os resultarán obvias, no se hizo ni se hará nunca.
La serie era un proyecto muy ambicioso y no habría estado exento de polémica. Straczynski se lo ofreció a Ten Thirteen, la productora de Carter, y le advirtió antes de empezar: “el que quiera hacer esto tiene que tener unos huevos del tamaño de Montana”. Y Chris Carter no se echó atrás.
La Fox la produciría, y la CBS tardó 15 minutos en aceptar emitir el piloto.

Chris Carter, el hombre con huevos del tamaño de MontanaEl Gran Creador sujetando el premio Hugo


Entonces, la serie Harsh Realm, desarrollada por Chris Carter a partir de una mini-serie de comic, fue cancelada. La Fox no se lo tomó bien y le dijo a Carter que no comprarían ninguna serie a Ten Thirteen que no fuera “100% Chris Carter”.
De haber sido una semana más tarde, ya se habría cerrado el trato con la CBS y no habría habido vuelta atrás.
Los derechos revirtieron a Straczynski, que no tuvo más que buenas palabras hacia Carter y Frank Spotnitz, y su trabajo.
Año y medio después, la serie se hizo realidad.
Lo que iba a contar la serie era una guerra. Empezaría con un ataque terrorista a Nueva York y seguiría con una declaración de guerra por parte de EEUU en respuesta. No se sabe por qué derroteros habría ido la serie, aunque Straczynski dijo en 2003 que varios puntos del desarrollo de la trama se habían hecho realidad (conociéndole, lo referente al petróleo, la opinión pública y los tejemanejes de la administración Bush tendrían su equivalente en la serie) por lo que el proyecto quedó definitivamente abandonado.

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home